Saltar al contenido

Deudas acumuladas: Los errores que debes evitar para salir de la crisis

Deudas acumuladas: Los errores que debes evitar para salir de la crisis

Una crisis financiera no termina hasta que no saldes las deudas acumuladas. De manera que si has resuelto tus problemas momentáneamente, pero lo has hecho por medio de deudas donde ya se vencieron los plazos de pago ¡Solo has cambiado de problema!

Existe un principio que nos enseña a no saldar deudas con más deudas (se convierte en un ciclo infinito), a menos que:

  • Sea muy conveniente por alguna razón en específico. Por ejemplo, la persona que te prestará dinero no cobrará intereses y no le importa en cuanto tiempo le pagues.
  • Con ese préstamo puedes pagar todas tus deudas. Así quedas con una sola deuda y evitas pagar intereses por retrasos e incumplimiento del contrato. Puede ayudar a optimizar.
  • Sea una situación de vida o muerte. Algo como «Si no me pagas tu familia sufrirá las consecuencias»

Pero como es poco probable que se den estos escenarios, y aun así no cambiaría el hecho que tendrás una deuda, te queremos compartir los 5 errores más comunes que probablemente te han llevado a tener deudas acumuladas. Si no tienes deudas ¡Muy bien! Estudia estos errores y evítalos.

1.     No reducir gastos en el momento indicado

El momento indicado para reducir gastos es cuando detectas que tus ingresos van a disminuir quedando por debajo de lo que debes pagar

Si generas 2.000 dólares mensuales y gastas 1800 dólares, pero sabes que este mes se termina el contrato en uno de tus empleos donde cobras 1.000 dólares ¡Es lógico que para el próximo mes te harán falta 800 dólares para cubrir tus gastos!

El error más grave que puedes cometer es no disminuir los gastos. Incluso no se recomienda tomar de los fondos de emergencia si aún estás a tiempo de disminuir esos 800 dólares.

Si cometes este error, no te quedará de otra que quitar dinero prestado para cubrir todos los gastos, en otras palabras «Saldar una deuda con otra».

2.     No conocer tus ingresos seguros

Tus gastos no pueden superar tus ingresos seguros, que es la cantidad de dinero que no importa lo que suceda, estás seguro de que lo tendrás. Por ejemplo, un trabajador fijo de una empresa tiene un sueldo base, ese es su ingreso seguro, aunque el ingreso neto podría ser más porque recibe recompensas, bonos, etc.

El error está en el cálculo de ingresos seguro, que no es el promedio de lo que has ganado en el último año. Esta fórmula errada ha llevado a muchos a adquirir deudas, porque el promedio es más alto que los ingresos seguros, es así como adquieren más gastos de lo que pueden pagar.

Por ejemplo, estos fueron tus ingresos los últimos 3 meses:

  • 2000 dólares sueldo base + 500 dólares generados en mi pequeño emprendimiento.
  • 1900 dólares sueldo base + 500 dólares de bonificación + 600 dólares generados en mi emprendimiento.
  • 2100 dólares sueldo base + 500 dólares de mi emprendimiento.

Si sumas todo esto tienes un total de 8.100 dólares, entre 3 meses es igual a un promedio de 2.700 dólares. Y si consideras esto tu sueldo seguro y generas gastos de 2.600 dólares, pero este mes solo obtienes tu sueldo base más 300 dólares de tu emprendimiento ¡Te faltarán 300 dólares para pagar!

No importa que tan bien te haya ido todo el año, no debes confiar en los ingresos variables ¡Tus gastos se deben enfocar en tus ingresos seguros! Más aún cuando hablamos de adquirir servicios que consumimos y luego debemos pagar. Además, te aconsejamos:

  • Una vez cubierto los gastos, el saldo restante no sea tan ajustado, es decir, debes considerar un margen que te permita ahorrar o resolver alguna emergencia.
  • Tener fondos para emergencias, por si el saldo restante no es suficiente para cubrir gastos imprevistos. Incluso, que estos fondos sean insuficientes se considera una de las razones por la que muchas personas tienen deudas acumuladas.

Si quieres saldar tus deudas debes comenzar evitando estos dos primeros errores que hemos compartido, ya que seguirán sumando deudas y nunca terminarás de pagar.

3.     No realizar un plan de pago

Lo segundo que debes hacer una vez que dejas de sumar deudas, es realizar un plan de pago. Si no lo haces estás cometiendo un grave error. Contar con una planificación detallada te ayuda a enfocarte en la cancelación de la deuda, por ende también trabajas fuerte y haces sacrificios para pagar.

En este plan:

  • Ordenas las deudas que necesitan ser saldadas más rápido. Puedes darle prioridad a las que más intereses generan.
  • Determinas la cantidad de dinero que necesitas generar fuera de los gastos periódicos de cada mes.
  • Específicas los medios que vas a utilizar para alcanzar esa cantidad de dinero, como lo pueden ser: realizar trabajos extras, disminuir gastos y darle prioridad a las necesidades básicas.

4.     No conversar con la persona o institución que le debes dinero

Además de ser etiquetado como moroso, no informar instantáneamente a la persona tu incapacidad de pago puede hacer que tomen acciones en tu contra:

  • Demandarte por el no pago de la deuda
  • Exigir que cumplas con las formas de pagos establecidas que lógicamente no puedes

Lo menos que necesitas es tener que pagar un abogado o llenarte de estrés y ansiedad, lo mejor es negociar.

Ve hacia la institución o persona, asume tu responsabilidad y demuestra la incapacidad de cumplir con las formas de pagos actuales. Solicita una re-estructuración que le convenga a ambos y esfuérzate por cumplir con ella.

Tener elaborado el plan de pago te ayudará a estimar en cuanto tiempo puedes saldar la deuda acumulada, es una referencia que le será de mucha ayuda y podrán confiar un poco más en ti.

Además de la re-estructuración las instituciones financieras ofrecen otras soluciones para re-negociar. Como por ejemplo:

  • El refinanciamiento.
  • Consolidación de deudas.

Considera que a ellos no les conviene perder su dinero, y que una propuesta de tu parte que se ajuste a sus políticas les vendrá muy bien.

5.     No involucrar a otros miembros de la familia

Una crisis financiera requiere del apoyo de toda la familia, no solo en la disminución de gastos, sino en el aumento de ingresos. La crisis es el mejor momento para emprender y crecer, no hay excusas para que un miembro de la familia no aporte.

El trabajo en línea es una oportunidad para las madres o padres que no puede apoyar a su pareja porque atienden el hogar. En el peor de los casos no generará dinero como para sustentar a la familia, pero si será de mucho apoyo en el pago de deudas acumuladas.

Incluso los jóvenes tienen muchas oportunidades, no es necesario terminar la universidad para comenzar a generar dinero. Existen métodos en línea como las encuestas, el mundo de trading que te permite multiplicar tus ingresos.

Salir de las deudas en familia: dos cabezas piensan mejor que una.

El peor error que puedes cometer es llevar tú solo la carga, incluso hay quienes que no informan a sus familiares que están en crisis. ¡Que todo el mundo se entere! Pero que también tengan conocimiento de que estás trabajando para saldar tus deudas, hay testimonios como los siguientes:

  • “Mi primo de EEUU se enteró de una oportunidad de trabajo a distancia, y se recordó que yo estaba en crisis ¡Me recomendó y me ha ido muy bien!”.
  • “Me quería rendir, pero mi esposa me motivó a seguir adelante… compartimos algunas ideas, las pusimos en práctica y funcionaron”.

Haz un seguimiento minucioso a los gastos de cada miembro de la familia, felicita a quienes logren reducirlos notablemente. Motívalos enseñándoles todos los beneficios que tendrán si logran pagar todas las deudas.

Incluso puedes hacer visible la cantidad de dinero que debes, escríbelo en un cartel y colócalo donde todos lo vean. A medida que vayan pagando van borrando ¡Así podrán ver los avances y estar más motivados!

Consejos a la hora de solicitar un préstamo para saldar deudas acumuladas

Si estás pensando en las excepciones que compartimos acerca de adquirir un préstamo que salde todas las deudas, ten cuidado y considera lo siguiente:

  • Si tienes muchos retrasos en el pago de deudas, puede que todas las instituciones financieras lo sepan. Esto dificulta que te haga un préstamo.
  • En caso de que logres conseguir el dinero, asegúrate de poder pagar las cuotas mensuales, o en su defecto toma el dinero que restante e invierte para crear nuevas fuentes de ingresos.

Si es posible saldar deudas acumuladas, solo debes ser disciplinado.

“Había un hombre en hoyo del cual no podía salir, lo intentó hasta que un día lo logró. Lamentablemente, no se alejó del hoyo, sino que se quedó viviendo allí en las orillas. Un día vino un fuerte viendo y lo volvió a encerrar ¡No aprovecho de huir mientras pudo!”.

¿Qué tiene que ver esto con las deudas acumuladas? Ellas son como ese hoyo, y muchas personas hacen esfuerzos y sacrificios hasta que logran salir de ella. Pero una vez que están solventes, vuelven a sus hábitos pasados en vez de seguir esforzándose para tener finanzas saludables, luego viene un gasto imprevisto y comienza la deuda de nuevo.

Esfuérzate para salir de la deuda, pero también ahorra, reduces gastos, invierte en nuevas fuentes de ingresos para que nunca más tengas deudas con retrasos.